José Nasazzi



El primer gran ejemplo de un gran capitán en una seleccion nacional, es sin lugar a dudas el de José Nasazzi.

Nacido en (MontevideoUruguay, el 24 de mayo de 1901, nunca destacó por su técnica, pero en cambio, suplía esto con una excelente ubicación, velocidad, excelente juego aéreo y un carácter muy determinado.

Precisamente ese temperamento le ayudó a ser el caudillo y conductor de los equipos donde jugó.  Su recio carácter era matizado con una enorme solidaridad hacia los compañeros dentro y fuera del campo.

José Nasazzi  comenzaría su carrera defendiendo los colores del Barrio Escriu FCm, equipo amateur que le brindó la oportunidad.

También vistió las camisetas del LitoBella Vista y Nacional, siendo convocado muy pronto a integrar la selección de su país que disputaría la Copa América Uruguay 1923, en la cual se proclamarían campeones.

Su personalidad se puso de manifiesto desde su primer aparición con Uruguay, convirtiéndose en el símbolo de su equipo.

La Copa América Uruguay 1924 confirmaría el gran momento de Nasazzi y de la selección.  Nuevamente serían campeones.

La selección charrúa se proclamaría campeón del torneo de futbol de los Juegos Olímpicos París 1924 y de la Copa América Chile 1926, cerrando el ciclo previo a la Copa del Mundo Uruguay 1930 refrendando la medalla de oro en los Juegos Olímpicos Amsterdam 1928.

Su estatus de ídolo quedó sellado definitivamente al guiar a Uruguay a la conquista de la Copa del Mundo Uruguay 1930, teniendo una actuación tan destacada que sería considerado uno de los mejores defensas latinoamericanos de todos los tiempos y el mejor del fútbol uruguayo.

A nivel club lo ganó prácticamente todo y fue parte de la mítica gira europea del Nacional en 1925, considerada la más exitosa de la historia del fútbol uruguayo.

Tras la negativa de Uruguay de presentarse a la Copa del Mundo Italia 1934, en represalia por la poca participación europea en su mundial, José Nasazzi lograría capitanear a su selección a un título por última vez en la Copa América Perú 1935.

Tras su retiro como jugador en el año 1937, probó suerte como entrenador, dirigiendo a la selección de Uruguay entre los años 1942 y 1945, siendo en la Copa América Uruguay 1942 donde lograrían el campeonato.

José Nasazzi dejaría de existir en el año 1968, llevando en su corazón al club de sus amores, el Club Atlético Bella Vista, que bautizó en su memoria al Estadio Parque José Nasazzi.

En los libros de historia de futbol, José Nasazzi figura como una de las Leyendas Copa del Mundo.

Video: José Nasazzi

[sam_pro id=”0_3″ codes=”true”]

Más Leyendas Copa del Mundo

José Nasazzi