Giuseppe Meazza



Giuseppe MeazzaGiuseppe Meazza es una de las grandes leyendas de la Copa del Mundo de Futbol.

Su actuación en los torneos Italia 1934 y Francia 1938, donde logró sendos títulos con la selección italiana.

Meazza nació el 23 de agosto de 1910 en Milán, y debutó en 1927 con el Inter de Milán, permaneciendo allí durante 13 temporadas ganando 3 Scudettos (1930, 1938 y 1940), la Copa de Italia en 1939 y fue tres veces máximo goleador.

Al final de su carrera militó en el AC Milan, en la Juventus y en el Atalanta, retirándose en el Inter de Milán al acabar la temporada 1946/47.

Su gran habilidad como generador de juego se combinaba con una gran capacidad de mando, convirtiéndose en capitán de su club y posteriormente de la selección de su país.

Giuseppe Meazza participó en la selección azzurra desde 1930 hasta 1939 participando en un total de 53 partidos marcando 33 goles.  Es el segundo máximo goleador del equipo nacional italiano y su cifra sólo ha sido superada en 1973 por Gigi Riva.

Su debut con Italia llegó el 9 de febrero de 1930 en Roma contra la selección de Suiza, cuando solo tenía 19 años, y tuvo una actuación destacada al hacer dos goles en tres minutos.

Volvió a ser convocado en marzo para jugar contra Alemania en Fráncfort, donde volvió a marcar, y el 11 de mayo consiguió su primera trpleta frente a la Hungría de Pál Titkos.  A partir de ese momento se consolidó en el once titular de Vittorio Pozzo.

Cuando Italia organizó la Copa del Mundo Italia 1934, el régimen exigió al equipo nacional la conquista del título.  Para ello, el entrenador Vittorio Pozzo buscó jugadores de carácter, que pudieran enfrentar la presión y tuvieran una personalidad a prueba de todo.

Meazza tuvo un gran desempeño en ese mundial, contagiando con su entusiasmo y voluntad a sus compañeros.

Para el siguiente torneo mundial, el entrenador decidió que el primer jugador que necesitaba para defender el título era Meazza.  Lo convirtió en capitán y además, en el hombre que daba las instrucciones suyas dentro del campo.

En el torneo Francia 1938, Italia ganaba su segundo título consecutivo, jugando además un futbol de muy alto nivel.  En ese equipo Meazza era quien marcaba el ritmo.  Su visión de juego le permitió dirigir a sus compañeras a una nueva conquista.

Una fuerte lesión casi lo retira de los campos en 1939.  Siguió participando tanto en Milán como en Juventus, dando clase de calidad y liderazgo, aunque sus condiciones habían mermado considerablemente.

Al retirarse emprendió la carrera de entrenador aunque con poco brillo.  Falleció en Lissone, 21 de agosto de 1979 y poco tiempo después,  Inter y A. C. Milan acordaron cambiar el nombre del estadio de la ciudad por el de estadio Giuseppe Meazza.

Giuseppe Meazza debe ser considerado sin duda una de las Leyendas Copa del Mundo.

Video: Giuseppe Meazza

Conoce a otras leyendas de la Copa del Mundo

Giuseppe Meazza